Índice del artículo

Antecedentes de la dramaterapia

Este método de investigación e intervención psicosocial, interdisciplinario, de carácter artístico-terapéutico y preferentemente grupal-comunitario, tiene sus orígenes en el Servicio de Gineco-Obstetricia del Hospital de Londres a comienzos de los ’60, indicándose a Sue Jennings, una actriz especializada en teatro terapéutico, como su pionera. Esta autora, trabajando con mujeres de ese centro asistencial propone las bases de una praxis en desarrollo, que ha sido objeto de diversas investigaciones de campo en diferentes grupos de pacientes e instituciones. Posteriormente Robert Landy, un prolífico autor del Departamento de Dramaterapia de la Universidad de Nueva York, propone la teoría de roles como uno de los puntos centrales de la dramaterapia y Renée Emunah, actriz especializada del Centro Californiano de Estudios Integrales, hace sus aportes integrando elementos del psicodrama moreniano, tales como juego de roles, trabajo de escenas y rituales con técnicas propiamente teatrales como trabajo de personajes, textos, escenas y representación.

Los desarrollos de la dramaterapia en Sudamérica aparecen vinculados, aunque con metodologías diferentes, a grupos de teatro espontáneo de Brasil, Argentina y Uruguay y pueden entenderse como caminos convergentes que buscar re-editar el (o los) componentes teatrales, escénicos y ritualísticos del psicodrama originario de Moreno. Aunque aún no se hable de una integración de disciplinas es frecuente encontrar en congresos y encuentros de psicodramatistas, actividades de teatro espontáneo y dramaterapia. Por lo tanto estos enfoques parece que tienen más puntos comunes que diferencias y la tendencia actual es utilizarlos en relación al campo de aplicación y grupo de destinatarios, más que a puntos de vista dogmáticos y cerrados. Este aspecto es fundamental y pone énfasis en el aspecto creativo de cada persona que se forma en ésta área, ya que es una disciplina en la cual hay mucho que aportar. Es en este punto en el que la inclusión del arte en la terapia y psicoterapia, propio de la visión postmoderna, es de vital importancia, en el entendido de que cada terapeuta crea su propio estilo y forma de trabajo. Es decir, esta no es un área rígida y estructurante, sino un espacio profesional creativo y constructivo.

En Chile nuestro grupo con cerca de 25 años de investigación en las tres áreas antes señaladas, ha experimentado a través de la dramaterapia la integración del teatro, la terapia, el desarrollo personal y colectivo, y en particular la supervisión y el autocuidado, a través de técnicas dramáticas y teatrales de las emociones que surgen en diversos profesionales al implicarse con la asistencia de personas, en especial médicos, psicólogos, trabajadores sociales, educadores, psicopedagogos, actores, artistas, abogados e ingenieros vinculados al manejo y conducción de personas, grupos y recursos humanos, en general.

El espacio brindado por el Departamento de Teatro de la Facultad de Artes de esta universidad ha sido el locus natural para la fecundación del interés masivo por parte de los alumnos y docentes del proyecto piloto efectuado entre los años 2000 al 2002. Esta matriz escénica, representada magníficamente por la sala Agustín Siré, ha convocado a los docentes de este departamento universitario quienes en intercambio directo con los participantes de dichos programas desarrollan a través de un método inductivo la praxis necesaria para la implementación del curso. Nuestros académicos han adquirido experticia desde el quehacer práctico en estos años de experiencias preliminares y recientes. Este desarrollo además es coherente y sincrónico con lo ocurrido en nuestro país y en otros, en los cuales la dramaterapia ha surgido justamente en las escuelas de teatro.

Por otro lado, el arte teatral otorga la dimensión estética, tan esquiva de las ciencias, a los procesos de desarrollo y cambio humanos y la posibilidad de entender la salud como un todo armónico, con una toma de distancia re-ordenadora y re-estructurante, propia de los procesos de creación artísticos.