Índice del artículo

Propósitos de la dramaterapia en el contexto nacional

Hasta la actualidad no hay estudios con evidencia empírica que avalen la eficacia de estas técnicas en el cambio terapéutico, estando señaladas por los investigadores en psicoterapia basada en la evidencia como técnicas promisorias cuya eficacia debe ser investigada con metodología científica de carácter cuantitativa y cualitativa. Ello facilitará la presencia de esta disciplina, en contextos clínicos, terapéuticos y educativos como alternativas reales para el desarrollo y cambio de personas y grupos.

Sin embargo es posible considerar la dramaterapia como alternativa de investigación e intervención social en los más diversos contextos de salud, educación, psicología, rehabilitación, mediación y coaching en instituciones y comunidades, al plantearla más bien como un método para la promoción y fomento de la salud y el autoaprendizaje, considerando la expresión teatral y artística como intrínsecamente saludable, orientada al auto-conocimiento y auto-revelación, a la posibilidad de practicar roles alternativos, de experimentar en escenarios ficcionales, del como sí dramático (Stanislavskiano), realidades personales y colectivas que colateralmente permite el distanciamiento estético y la contención grupal.

De manera que el desarrollo del presente diplomado es proponer un método que se realiza a través de acciones, principalmente teatrales, con el objetivo de promover el crecimiento del potencial humano individual, colectivo, espiritual y trascendente.

Especialización en técnicas dramaterapéuticas

Entendemos especialización como la instancia de aprendizaje destinada a dotar de ciertas herramientas prácticas, sustentadas en las bases teóricas de la dramaterapia, a conductores de grupos que amplíen su margen de acción al contar con nuevos recursos para el ejercicio de su actividad. En el caso de la presente especialización se busca dotar de estas herramientas provenientes de la dramaterapia a personas que en sus ámbitos laborales trabajen con grupos humanos. Si bien también estos recursos pueden aplicarse al trabajo individual, nos parece que el objetivo central está puesto en los grupos y comunidades. El énfasis está orientado a facilitar y despertar el potencial creativo tanto de los coordinadores grupales como de las personas que participan de la experiencia durante un tiempo acotado para los fines pre-establecidos. El producto buscado dice relación más bien con la autorrevelación y aprendizaje de nuevas conductas (roles) y tareas a realizar en nuestros desarrollos futuros.

Además de lo anteriormente expuesto nos parece que la especialización implica un trabajo permanente y continuo sobre la persona del coordinador de grupos a través de instancias de supervisión, autocuidado y ética, tanto en sus aspectos psicológicos individuales como de su participación en dichos grupos formativos por la responsabilidad ética y social, que significa el trabajo con emociones humanas como por ejemplo el consentimiento informado de los participantes ante cada intervención.